El hermano cirial: del porque el "Rico" de Málaga indulta un preso todos los años...

La Semana Santa de Málaga está cargada de sentimientos y tradiciones, y en muchos casos historias realmente curiosas que merecen la pena de contar, bien por su belleza, o por su emotividad, pero que finalmente le han dado nombre y fama en toda España, por estas fechas, al Cristo protagonista de ella: Nuestro Padre Jesús “El Rico”.

Liberacion de un preso por El Rico

Corría el año 1756 cuando una grave epidemia de peste asolaba la ciudad de Málaga. Los hospitales estaban repletos; los conventos no daban abasto, y los enfermos se contaban por docenas. En las calles la contaminación era evidente y familias enteras desaparecían por no contar con los medios ni la ayuda necesaria. El paisaje de la ciudad era agonizante, con las calles desiertas, y las campanas de las iglesias continuamente sonando por sus muertos.

Y con esta situación, finalmente, también la peste llegó a la cárcel de Málaga. Empezaron a morir los prisioneros, hasta que un grupo de ellos pidió al director de la prisión sacar en procesión la imagen de un Cristo nazareno que se advocaba en un convento cercano y por el que tanto fervor sentían. Mas el director les denegó la petición.

Enrabietados, los presos se sublevaron, y amotinados consigiuieron escapar de la prisión, pero directamente se dirigieron al convento donde secuestraron la imagen del Cristo, y en volandas, lo pasearon por todas las calles de Málaga implorando su ayuda.

Después de varias horas, los presos devolvieron la imagen al convento, y cuando ésto hicieron, todos los reos, sin faltar uno, volvieron a sus celdas ante el asombro del director de la prisión.

La historia llegó a oidos del rey, Carlos III por aquel entonces, quien asombrado y alegrado por tanta fé, promulgó una ley por la que aquel Nazareno, apodado “El Rico”, podría salir cada año en procesión, y al pasar frente a la prisión, las puertas de éstas se abrirían para dejar libre para siempre a uno de los presos allí detenidos.

Rey tras rey, hasta Juan Carlos I que lo hizo en 1976, han ido ratificando este privilegio especial que desde entonces ha tenido la Cofradia de Jesús el Rico, y cada miércoles santo, el Cristo ha liberado un preso en la Plaza de la Aduana, donde las puertas se abren para que el reo, nazareno, procesione delante de la imagen.

… y cuenta la historia que tras aquella primera procesión de El Rico a los hombros de los presos, en aquel año de 1756, a los pocos días, la peste desapareció de Málaga. ¿Casualidad o favor divino?

Comentarios

Entradas populares