8.12.09

El hermano cirial: el cristo mas venerado, el cristo de la Laguna




















Cristo de La LagunaEn la Ciudad de San Cristobal de La Laguna, sede de la diosesis Nivariense y de la bicentenaria Universidad de San Fernando de La Laguna, la más antigua de Canarias, en el Convento Franciscano de San Miguel de las Victorias, en su Real Santuario, se encuentra el Crucificado más venerado y la más vieja escultura de las Islas Canarias, el Santísimo Cristo de La Laguna, una talla de estilo gótico del siglo XVI, se decía, hasta hace poco tiempo de procedencia sevillana de autor anónimo y recientemente tras las investigaciones del profesor D. Francisco Galante Gómez gótico, flamenco-brabanzón, esculpido por Louis Der Vule hacia 1514, que debido a las relaciones comerciales y a las significaciones de las importaciones de obras de arte entre los antiguos Países Bajos meridionales y el resto de Europa, llegaría a Venecia, localidad que gozaba en aquel entonces de un gran esplendor comercial y económico, siendo traída a Barcelona, y desde ahí a Cadiz donde se alojaría temporalmente en la Ermita de la Vera Cruz en Sanlúcar de Barrameda, hasta su llegada a la Isla de Tenerife.



No se sabe a ciencia cierta si como consecuencia de su adquisición por el conquistador de la isla, el Adelantado D. Alonso Fernández de Lugo, para presidir dicho Convento, o más bien un regalo que hizo a este el Duque de Medina Sidonia, fruto de las buenas relaciones existentes entre el General Lugo y dicha Casa de la Nobleza Española.


Un Cronista oficial de La Laguna el docto sacerdote D. José Rodríguez Moure lo describiría así en su obra "Guía Histórica": "Esta imagen de Jesús es un Crucificado pendiente de la Cruz por tres clavos de tamaño natural. La cabeza un poco inclinada y vuelta hacia el lado derecho no la tiene desmayada sino algo erguida, velando el rostro por la sombra de un mechón de pelo de la cabellera nazarena que le cae por la izquierda y casi se apoya en el pecho; la hermosa faz, aunque dolorosa y renegrida, es atractiva; la musculatura y proporciones bastante correctas para la época que revela, teniendo la corona de espinas que adorna la cabeza y el paño que cubre los lomos formados de talla en el propio madero en que fue esculpida. Aunque la pintura, por la acción del tiempo, ya está entenebrecida, aun se puede observar que nunca predominaron en ellas los tonos sonrosados sino los morenos o trigueños por las sombras de los cardenales, heridas y congestiones..."

No hay comentarios:

Publicidad