La Mirada más triste



Hace ya algunos años que viví una experiencia que me cambio no solo la forma de pensar sino la forma de vivir. En esta sociedad en la que nos encontramos, en la somos egoistas y no pensamos más que en tener mejor coche que el vecino, mejor ropa que la compañera de trabajo,en definitiva presumir y aparentar, Pues yo me niego a pertenecer a ella, recuerdo cada día el sitio donde ví la mirada más triste que había visto en mi vida, ese lugar se encuentra en el llamado "Cuerno de áfrica" y en el cual por suerte o por desgracia por motivos de trabajo tuve que pasar algún tiempo.

Lo primero que encontré al llegar fue un olor mezcla de dulce y suciedad y un gran Cartel advirtiendo que el 70% de la población tenía Sida, un 50% Malaria, y un 30% enfermedades no reconocidas, ya con eso se te estremece el cuerpo y te sale un suspiro, cuando pise tierra tenia desconfianza de todo, y eso de debía a los prejuicios que llevaba, comforme fue pasando el tiempo y conocí el lugar y a su gente me daba más rabia de ver la forma en que vivian, calles sin asfaltar, edificios en ruinas, niños durmiendo en la calle, en toda la ciudad, la cual era la capital del pais existia un único supermercado y estaba rodeado de rejas y de guardias de seguridad.

En ese lugar existe una base militar francesa, y como no, las chicas de allí y de los paises de alrededor se dedican a la prostitución para mantener a una trupe de hermanos, no les queda otra opción, no hay posibilidad ni de cultivar un huerto, y quien tiene una cabra tiene un tesoro, cuando estas chicas se quedan embarazadas abandonan a los bebes porque no pueden mantenerlos, y los que tienen suerte van a parar a un horfanato atestado de criaturas, y el resto si salen a delante los ves con tres añitos deambulando por la ciudad, una noche vimos a una niña pequeña que nos pidio una moneda y nosotros apenados se la dimos, pues detras de ella vino un hombre como un armario ropero, le quito la moneda a la niña y le estrello la cabeza contra el suelo, ¿sabeis la impotencia que sentiamos? es indespcriptible, otro día me atracaron para robarme una botella de agua a la salida del supermercado, ¡una simple botella de agua!, y yo al ver su mirada le dí todo lo que llevaba en la bolsa, las niñas me tocaban el pelo por la calle y me pedian que les diese la goma del pelo, alguna barra de labios, que decian que les diese algo de niña, nunca he sentido más pena y más remordimientos que durante aquellos meses, en la ciudad solo existian dos restaurantes, los dos con grandes cristaleras a las cuales se agolpaban multitud de personas, y yo no era capaz de comer nada viendolos allí fuera, adelgace diez kilos.

Pocos dias antes de regresar a España, las chicas de vida alegre(pero nada facil), nos hicieron una fiesta en la única discoteca(por llamarla de alguna manera)que había en la ciudad por el trato que habían tenido con nosotros, pues las tratabamos como personas a lo cual no estaban acostumbradas, y yo allí deje mi ropa, mi maquillaje, mis zapatos y sobre todo parte de mi corazón y de mi vida, pero me lleve una experiencia que desperto mi conciencia.

En estos días que se acercan en los cuales solo pensamos en las gambas de nochebuena, en el traje para fin de año y en los regalos de Reyes, es cuando más me acuerdo de la gente que conocí allí, y cuando siento a mí hija delante del ordenador y le enseño las fotos de los niños, y ella al ver sus miradas se da cuenta de su tristeza y dice que no quiere más que un regalo, porque los Reyes también tienen que ir a ver a esos niños.

Señores, solo espero que alguna vez se acuerden de estas cosillas que hoy les he contado y que relflexionen durante un segundo.

Un Abrazo para todos.

Comentarios

Entradas populares