El hermano cirial: Virgen de la Capilla, patrona de Jaén...





DEVOCIÓNA A NTRA. SRA. DE LA CAPILLA

En la madrugada del sábado 10 al domingo 11 de junio de 1430, ocurrió un hecho extraño y sobrenatural.
Cuatro personas humildes y sencillas, desde cuatro lugares diferentes del llamado, Arrabal de San Ildefonso, fueron testigos de un extraño cortejo procesional.
Una Señora, vestida de resplandecientes ropajes y con un niño “bien criadillo en los brazos”, llevando a la derecha a un clérigo y a la izquierda una mujer con aspecto de beata, presidía una procesión en la que figuraban las cruces parroquiales de la ciudad y una numerosa milicia de hombres de guerra.
La procesión, de la que emanaba una extraña luminosidad, recorrió algunas calles del arrabal, deteniéndose luego a espaldas de la Capilla de San Ildefonso, donde había aparejado un altar en que se oficio una ceremonia litúrgica, entre cantos sobrenaturales. Todo aquello se esfumo cuando en los campanarios de la ciudad se escucho el toque de Maitines.
El vicario general y provisor del obispado, don Juan Rodríguez de Villalpando, reunió a los testigos el martes 13 de junio de 1430, y ante escribanos públicos les tomo declaración. Este documento, escrito en pergamino y en buen estado de conservación, se exhibe hoy en la capilla de la Virgen, estando ratificada su legitimidad documental, desde 1944, por certificación expedida por el Archivo Histórico Nacional.
La piedad popular interpretó aquella visión como un prodigioso Descenso de la Virgen María a Jaén. Agradecidos a esta ayuda y patrocinio celestial, en el lugar donde había finalizado aquella misteriosa procesión se coloco una talla de la Virgen, posiblemente extraída de un retablo anterior.
Las gentes comenzaron a visitar a esta imagen que, por pertenecer a la Capilla de San Ildefonso, llamaron “de la Capilla”. La devoción se aumento. Aquella primitiva Capilla de San Ildefonso sufrió sucesivas ampliaciones que la convirtieron en un templo suntuoso.
La imagen de la Virgen de la Capilla empieza a asociarse, desde el siglo XVI, a cultos públicos solemnes, rogativas, etc. Y el pueblo, de una forma espontánea, pone la ciudad bajo su Patronazgo. El 11 de junio de 1930, el cardenal primado don Pedro Segura, coronó solemnemente a la imagen.
Años después, en 1950, S.S. Pio XII, atendiendo las peticiones del pueblo de Jaén, proclamaba a la Virgen de la Capilla, Patrona Principal de Jaén. Y en 1967, el Excmo. Ayuntamiento, atendiendo a la histórica significación de esta bendita imagen, le concedía los honores de Alcaldesa Mayor de la ciudad, imponiéndole el bastón de mando y el fajín como atributos de mando, el 29 de septiembre de 1967. El bastón que permanentemente porta la Patrona, es el personal que dono el alcalde Ramón Calatayud Sierra.

(información de la página web de la hermandad)

Comentarios

Entradas populares