¡Que vivan los Reyes!


"Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del Rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalen unos Magos, diciendo: ¿donde está el Rey de los Judios que ha nacido?, porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Oyendo esto Herodes se turbó, y toda Jerusalen con él. Y convocados todos los principales sacerdotes y los escribas del pueblo,les pregunto donde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Bélén de judea, porque así está escrito por el profeta: Y tú Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de judá, porque de tí saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo de Israel. Entonces Herodes, llamanda en secreto a los Magos, indagó diligentemente de ellos el tiempo de aparición de la Estrella, y enviandolos a Belén, dijo: Id allá, y averiguad con diligencia acerca del niño, y cuando le halleis hacedmelo saber, para que yo también vaya y le adore. Ellos, habiendo oido al rey, se marcharon, Y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, Iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño, y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron, y abrieron sus tesoros, le ofrecieron presentes, Oro, Incienso y Mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, marcharon a su tierra por otro camino".

Mateo 2:1-12


Hoy el día va dedicado a los Reyes Magos, y sobre todo a los niños, a preparar los trajes de hadas, duendes y pajes, al momento de ilusión que viven cuando ven hacercarse las carrozas, y se vuelven locos con los caramelos. momentos en los cuales nos transmiten la ilusión a los adultos, y por un momento volvemos a sacar el espiritu del niño que todos llevamos dentro y que viene bien airearlo de vez en cuando para comprender mejor a nuestros hijos. Y pasado el momento de la cabalgata, con los zapatos pegajosos, el pelo lleno de papelillos y los bolsillos llenos de caramelos, llega el momento de mandarlos a la cama, y de preparar todos los regalos bajo el Arbol o el Belén, mientras que algunos andan dando vueltas en la cama con un ojo abierto y otro cerrado nerviosos por si llegan los Reyes y están todavía despiertos y se vuelven a marchar con los paquetes a lomos de sus camellos.

Este día entraña una de las tradiciones más bonitas de todas las que integran nuestra cultura, y que deberíamos preservar, por ello ¡Que vivan los Reyes Magos! que para eso son los nuestros.

Comentarios

Entradas populares