6 de Febrero. San Guarino de Palestrina


San Guarino nació en 1080, en la noble familia boloñesa de los Guarini. Ordenado sacerdote y nombrado canónigo de la catedral de Bologna, a los veinticuatro años, decide seguir la Regla de san Agustín, convirtiéndose en canónigo regular lateranense, en el convento de la Santa Cruz en Mortara.

Antes de abandonar su ciudad, donó sus bienes para que se edificara un asilo. En la vida del convento, se distinguió por su obediencia, y su austeridad suscitó la admiración tanto del clero como del pueblo. La característica de su personalidad, era la bondad.

A los cincuenta y nueve años, fue designado Obispo de Pavia. Sintiéndose indigno, trató de que lo liberaran de tal nombramiento; no consiguiéndolo, permaneció escondido hasta que fue elegido otro prelado.

Durante el Adviento de 1144 el Papa Lucio II lo nombró obispo, esta vez de Palestrina. En esta ocasión no tuvo más remedio que aceptar, llegando a ser cardenal.

Fue obispo durante trece años, continuando en privado la austera vida monacal. Como cardenal, participó en tres cónclaves.

El 6 de febrero de 1158, a la edad de setenta y ocho años, entregó su alma al Señor.

Su cuerpo fue depositado en una urna de mármol, en la cripta de la Catedral de San Agapito. Un año después de su muerte, en vista de su gran fama de santidad, el Papa Alejandro III decretó su culto. En 1437 Palestrina sufrió una profanación, y, por precaución, se escondieron sus reliquias. Desde entonces no se conoce su paradero: algunos dicen que fueron llevadas por el Cardenal Giovanni Vitelleschi, a Cometo (en Maremma); otros, dicen que a Bologna, su ciudad natal.

Comentarios

Entradas populares