13.9.10

Algunas impresiones sobre la Beatificación de Fray Leopoldo




Antes del amanecer ya me encontraba en el recinto de tan esperado evento, mientras que conocíamos la ubicación que se nos asignó y los asistentes comenzaban a llegar, todo parecía según lo previsto, pero con el paso de las horas me dí cuenta de que no era así.






Llegaban grupos de los más diversos lugares de la geografía española, Barcelona, Almería, Málaga, ect...., y hasta alguna religiosa venia de Estados Unidos, pero nada que ver con lo que debería de ser y con la previsión que teníamos desde hacía ya muchos meses.



El panorama que tenía alrededor me sorprendía y a la vez me entristecía, miles de sillas vacias, y lo que pas pena me causó fué el momento en el cual una larguísima filas de religiosos pasaban y buscaban el punto asignado para administrar la Comunión a personas inesistentes por esos largos pasillos totalmente vacios.







La ceremonia me ha gustado mucho, me emocionó desde el primer momento , al igual que el documental sobre su vida emitido en las gigantescas pantallas anteriormente.



Hoy todos los periodicos hablan de ello, todo el mundo lo comenta, " que si su cripta es el segundo monumento más visitado de Granada", "que si es una de las personas más ilustres relacionadas con nuestra ciudad", "que si ya tenemos un Beato en Granada", pues yo a cuestión de todo esto y de que pude vivir ayer hago una reflexión y saco una conclusión muy crítica, porque las cifras que da la organización no tienen nada que ver con la realidad, solo se congregaron alrededor de las 60.000 personas, y la mayoría de ellas procedentes de muchos lugares, pero granadinos pocos, muy pocos, y me da rabia ver como hoy todo el mundo se da golpes de pecho, ¡Pues no!, señores no hemos estado a la altura, no hemos ofrecido el cariño y arropo que tan "preciosa" persona se merecía, pues creo que muy pocas han hecho lo que este humilde hombre por la gente de Granada, y me da pena, porque si alguien merecía que en un día tan importante como el de ayer se le rindiera un público homenaje por parte del pueblo ese sin ninguna duda es Fray Leopoldo de Alpandeire.


Y de la organización ya hablaré otro día tranquilamente, porque en ese aspecto podemos dar gracias a que no se congregó lo que teníamos previsto, porque los que teníamos el "pinganillo"metido en la oreja, pudimos observar y escuchar cada cosa.........


Por cierto aunque Santa Maria de le Alhambra y el Santísimo cristo de la Misericordia son unas advocaciones queridísimas de nuestra ciudad, me hubiese gustado ver allí a la Divina Pastora, pues es la advocación a la cual este fraile y toda su Orden le tiene una gran Devoción.



No hay comentarios:

Publicidad