28 de Diciembre. Los Santos Inocentes


Herodes gobernaba Israel cuando llegaron a Jerusalén los tres Reyes Magos, preguntando dónde había nacido el futuro rey de Israel, pues habían visto aparecer una estrella en Oriente. Ellos recordaron la profecía del Antiguo Testamento, que decía que "Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones" (Números 24, 17).

La noticia se extendió por todo Jerusalén y Herodes se sintió terriblemente amenazado. El era tan celoso del poder, que ya había asesinado a dos de sus esposas y a varios de sus hijos, por temor a que lo reemplazaran. Cualquier persona que pudiera aparecer como futuro rey de Israel era su potencial enemigo.

Lleno de intriga y de temor, reunió a los sabios de Israel, a los sumos sacerdotes y escribas, y les preguntó qué decían las escrituras sobre el lugar en que debía nacer el rey de Israel que habían anunciado los profetas.

Ellos le citaron al profeta Miqueas, que había dicho que en Belén nacería el Mesías.

Entonces, les dijo a los Magos: "Vayan y se informan bien acerca de ese niño, y cuando lo encuentren, vienen y me informan, para ir yo también a adorarlo". Los magos salieron de Jerusalén y partieron a Belén, guiados por la estrella.

En sueños, recibieron la visita de un ángel, quien les ordenó que no contaran nada. Y así fue como después de encontrar a Jesús, adorarlo y regalarle oro, incienso y mirra, volvieron a sus países por otro camino y sin haber revelado la verdad a Herodes.

Desesperado y sin información, Herodes hizo rodear la pequeña ciudad de Belén y mandó a sus soldados que mataran a todos los niños menores de dos años.
Sin embargo, Jesús ya había salido de ahí, pues José, el esposo de María, había soñado que un ángel le avisaba "Levántate, toma al niño y a su mamá y llévalos a Egipto, porque Herodes lo está buscando para matarlo". Y partió con el niño y la Virgen, y vivieron allí hasta que Herodes murió. Sólo entonces volvieron a Palestina.

El mismo evangelio de San Mateo afirma que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías: "Un griterío se oye en Ramá (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen" (Jer. 31, 15).

Y aquellos 30 niños inocentes, volaron al cielo a recibir el premio de las almas que no tienen mancha y a orar por sus afligidos padres y pedir para ellos bendiciones.
La Iglesia Católica a partir del siglo IV estableció una fiesta para a estos niños muertos como "mártires" en sustitución de Jesús. La tradición oriental los recuerda el 29 de diciembre; la latina, el 28 de diciembre.

La tradición concibe su muerte como "bautismo de sangre" y preámbulo al "éxodo cristiano", semejante a la masacre de otros niños hebreos que hubo en Egipto antes de su salida de la esclavitud a la libertad de los hijos de Dios (Ex 3,10; Mt 2,13-14).

Todo esto sucedió hace más de dos mil años, pero hoy en día siguen sucediendo torturas, vegaciones y muertes de Santos Inocentes,pues los niños son las criaturas a las que la sociedad le inflige más sufrimiento y como la mayoría de las veces no lo tenemos frente a frente pasamos de largo.

Realmente no se como se debería actuar para erradicar de nuestro mundo todos los abusos que se realizan contra los niños, en muchos casos provocados por la miseria y la pobreza y en otros muchos por la depravación que sufre nuestro mundo.

Pienso en esos Europeos totalmente "civilizados" que pasan estupendas vacaciones en Cuba, en Tailandia, y en sabe Dios cuantos sitios más aprovechandose de miles de niños que viven esclavizados para satisfacer sus más bajos instintos.


También pienso en todos esos empresarios que los meten en la galería de una mina, por ser más barato el coste de esa mano de obra, sin importarle absolutamente nada, o los atan literalmente a una máquina de coser veinticuatro horas, o los mandan a rebuscar en la basura para ganarse la comida de ese día.



Me aterra pensar en todos aquellos que teniendo la misma edad que mi hija no juegan con un juguete, juegan con un fusil, metidos en guerras de adultos sin ninguna oportunidad de vivir.


Sinceramente, algunas veces me da asco la sociedad que me rodea, pues hace dos mil años existió un Herodes, pero en la actualidad existen millones de Herodes actuando impunemente a nuestro alrededor.

Comentarios

Entradas populares