Veintisiete primaveras ya, como pasa el tiempo.

Aunque hasta hace bien poco andabamos siempre medio peleados, porque de caracter andamos los dos sobrados, y la diferencia de edad se hacía notar, hace ya unos años que en cierta forma somos un poco inseparables y se ha echo notar cuando hemos tenido tanta distancia de por medio. Porque nunca pensé que lo echaría tanto de menos, que me acordaría tanto, y que esperaría con tanta ilusión el día de su vuelta, como me pasa en este momento, que ya cuento los días que faltan para su regreso.
Mi hermano es la persona más alegre que conozco, la que se gana facilmente a todo el mundo, pues estar con el tiene la risa y la diversión asegurada, contagia el optimismo aunque algunas veces sufre ataques injustos, pero eso es otro tema y lo tengo pendiente una entrada sobre ello.
Vive sus pasiones intensamente, y una de ellas es la Semana Santa, por la que se pasa todo el año colaborando aquí y allá sin pedir nada acambio, por la que nació este blog, pues es una de las cosas que nos unen, y puedo dar gracias a Dios por tenerlo, porque sin el nada sería igual, sin el apoyo que me presta, por todas esas noches que me ha acompañado, por todos esos días que pasamos juntos, la mayoría llenos de risas y alegría, porque esos momentos son únicos y no se pueden pagar con nada.
Aunque rara vez te lo digo, porque de caracter andamos los dos sobrados, y ya sabes que soy la más reservada, que TE QUIERO MUCHO, y que me alegro de tener un hermano así.
Felicidades por tus 27 primaveras.


Comentarios

locuracofrade ha dicho que…
Muxas gracias xoxoooo un besazoooo, mu bonico tooo... el miercoles nos vems jijiji y el viernes d cojonuo...

Entradas populares