El hermano cirial: Dia de los terremotos, Motril....


MOTRIL celebra hoy su fiesta local conocida como el 'Día de los terremotos', una celebración que pasa por ser la más desconocida para los propios motrileños de cuantas se celebran al cabo del año y que pese a ser reivindicada como una tradición, es ajena a la nuevas generaciones de habitantes del municipio, que la relacionan más con un éxodo masivo a las 'rebajas' de la capital que con una seña de identidad de la ciudad.
Una realidad que se acrecienta por la ausencia total -en las últimas décadas- de acto institucional u oficial alguno, incluido el vaivén del carácter festivo de la jornada, que rememore porqué y cómo se instituyó la fiesta. Así, ésta queda exclusivamente circunscrita al acto religioso que tendrá lugar esta noche y que culmina la procesión también denominada 'de los terremotos'.
Básicamente, lo que hoy se rememora es el voto de acción de gracias realizado por el vecindario a raíz de las desgracias sufridas por cientos de familias durante las nefastos años de 1804, primero, y 1884, después, cuando la ciudad sufrió los efectos devastadores de sucesivos temblores de tierra y que llevaron a los vecinos de la localidad a encomendarse a Nuestra Señora de la Cabeza y Nuestro Padre Jesús Nazareno. Ya han pasado más de dos siglos del primer gran seísmo y, por tanto, de la encomienda de la ciudad hacia sus sagradas imágenes, voto que con el tiempo se iría 'relajando' pero que se renovó con fuerza a consecuencia del terremoto de 1884.
839 muertos
La historia de los terremotos de Motril es especialmente trágica, pero también desconocida por los habitantes de la Costa. El historiador motrileño Domingo A. López Fernández, explica -en torno a la fecha de 1804- que no existen muchos datos concretos, pues los libros de actas capitulares del ayuntamiento de ese año y algunos subsiguientes faltan. Por tanto nada se sabe por los documentos escritos y es difícil reconstruir la historia. En textos posteriores sí se habla del voto y la tradición de sacar en procesión al Nazareno, hecho que se ha trasmitido hasta nuestros días. En cuanto al año 1884, según López Fernández, este terremoto está mejor estudiado porque hay crónicas que se reflejan en la prensa de la época. Con letras rojas en la historia de Motril figura la fecha del 13 de enero de 1804 cuando un movimiento sísmico provocó la destrucción parcial de la ciudad y el fallecimiento de dos personas. Para culminar, a finales de ese siglo, tuvo lugar un terremoto el día de Navidad de 1884, con epicentro en la localidad de Arenas del Rey, que produjo la devastación total de varias localidades de la provincia, un saldo de 839 muertos y daños también en Motril.
6,7 grados de intensidad
Como dato curioso, los últimos terremotos de cierta magnitud sentidos por la población en la víspera de Nochebuena de 1993 y 4 de enero de 1994 provocaron un curioso sentimiento colectivo y motivaron a miles de personas a participar en una procesión del 13 de enero que desbordó incluso a los organizadores y que se convirtió en una marea humana que recordó, así, el voto hecho por la ciudad y la promesa hecha a sus patronos de procesionarles cada trece de enero para que no se repitiese nunca el desastre, por partida doble, sufrido por Motril en el siglo XIX.
Por su parte, el también historiador Manuel Domínguez García relata que, por lo datos que se disponen, los motrileños tanto en los terremotos de 1804 como los de 1884 «se sintieron aterrorizados por los movimientos sísmicos, de hecho, el primero fue de una intensidad de 6,7 en la escala Ritcher y el segundo de 6,5, es decir terremotos muy importantes». Los daños materiales se cebaron en las casas de los barrios mas desfavorecido que eran las que estaba peor construidas y que se vinieron abajo casi en su totalidad.
(Noticia extraida de Ideal)

Comentarios

Entradas populares